La Ruta del Emprendimiento es diferente para cada uno

La Ruta del Emprendimiento es diferente para cada uno

Por Roberto Musso, miembro del Consejo Asesor del Centro de Emprendimiento Inacap.

Emprender en Chile hoy es muy diferente que hace algunos años. Actualmente existe mucho apoyo: financiamiento Corfo, incubadoras, Startup Chile y fondos de inversión. Pero además existe mucho mayor conocimiento sobre emprendimiento. Sabemos que emprender es una tarea que tiene exigencias multidimensionales: en motivación y educación de emprendedores, acceso a redes de contactos, financiamiento y otras áreas clave. Hoy Chile lidera la región en el desarrollo de startups y ha generado un justo prestigio como país innovador. Sin embargo, no hemos sido exitosos en que las capacidades emprendedoras estén al alcance de todos

. Si bien ha habido esfuerzos por incluir a las regiones y ampliar el rango socioeconómico de quienes acceden a emprender, todavía tenernos una deuda en materia de equidad en las oportunidades para hacerlo. Los buenos resultados se concentran en Santiago y en emprendedores que pertenecen a las élites educacionales y socioeconómicas. Si bien esto puede explicarse porque estos emprendedores tienen una exposición más cercana a experiencias a imitar, también debemos considerar que eventualmente emprender en condiciones diferentes, fuera de Santiago, o con emprendedores de menor acceso económico, puede requerir metodologías diferentes que los primeros.

Los proyectos, entornos, formación, mercados, conocimientos y ecosistemas son diferentes, por lo que aplicar las mismas herramientas puede no ser correcto. En Silicon Valley, el paraíso del emprendimiento, todos los parámetros son diferentes a los del mundo en vías de desarrollo. Allá la aplicación de metodologías emprendedoras que, por ejemplo, pueden soportar que las nuevas empresas no generen ingresos hasta mucho tiempo después de ser creadas, funciona perfectamente, pero en los países emergentes esta misma forma de operar solo conducirá al fracaso.

Del mismo modo como aplicar las metodologías emprendedoras que se utilizan en los mercados desarrollados no necesariamente tendrá éxito en los “emergentes” como Chile, por las diferencias en sus entornos, aplicar la misma receta para emprender en todo Chile o en todo tipo de emprendedores, más o menos privilegiados, no es la manera de optimizar sus posibilidades de éxito. Las metodologías de emprendimiento deben hacerse cargo de las condiciones donde los proyectos se desenvolverán. No hacerlo es corno tratar de plantar un árbol en el desierto de Atacama con las mismas técnicas que en la Patagonia. No tiene sentido.

La forma adecuada de emprender en diversos entornos debe primero determinar qué prácticas emprendedoras aptas o “Premes”, se requieren en cada escenario y cada etapa del proceso emprendedor y luego evaluar en qué nivel son capaces los equipos de llevar a cabo estas prácticas. Sólo entonces podremos enfocar nuestros recursos, siempre escasos, a completar los gaps que aparezcan como resultado, para proveer a estos equipos de las competencias, capacidades y atributos necesarios para optimizar sus probabilidades de éxito al emprender. Esta idea central de adaptación y optimización es la base de la metodología “The Startup Journey” que Corfo acaba de adoptar para la asignación de sus instrumentos de financiamiento a proyectos emprendedores. Como es sabido, el rol de las universidades es clave en emprendimiento.

Pero si consideramos que la comprensión cabal de la metodología emprendedora adquiere mucha relevancia en un país de grandes diferencias geográficas y socioeconómicas, esta importancia se hace crítica. Las universidades deben proveer motivación por emprender para sus comunidades; deben comprender a cabalidad los modelos emprendedores para poder impartir conocimiento al respecto, adecuándolos a sus entornos; deben poder diagnosticar las brechas de capacidades y atributos de los equipos emprendedores para poder luego optimizarlos; deben conectar emprendedores, grandes empresas y las universidades mismas, de modo que el conocimiento y las oportunidades fluyan; y sobre todo, deben mantenerse a sí mismas y a sus ecosistemas emprendedores en un proceso de aprendizaje permanente respecto de las prácticas requeridas en sus hábitats para el emprendimiento exitoso, que siempre son cambiantes. Sólo de esta forma lograremos ponernos al día proveyendo equidad en la entrega de la oportunidad emprendedora para todos.

 

Revisa la nota publicada en estos link:

http://www.elsur.cl/impresa/2017/11/01/full/cuerpo-principal/5/

http://www.australtemuco.cl/impresa/2017/11/01/full/cuerpo-principal/25/http://www.australtemuco.cl/impresa/2017/11/01/full/cuerpo-principal/25/