Cómo mejorar la contactabilidad con tus clientes

  • Marzo 30, 2020
  • -
  • 5 min. lectura

En los últimos años, los hábitos de los consumidores han cambiado y, tanto la contactabilidad como la omnicanalidad son aspectos cruciales que refuerzan la relación con los clientes. Alcanzar ambas debería ser una de las tareas primordiales para todas las empresas.

La integración de todos los canales que utilizan los usuarios es fundamental para crear caminos interrelacionados y llegar de la mejor manera a ellos, entregándoles la información que la empresa desee, como descuentos, publicidad, cobranza, entre otros.

Para ello, lo primero que debe hacer la compañía es identificar cuáles son los canales por donde se obtiene el mayor número de prospectos. Tras la integración ya se puede generar la comunicación, logrando una contactabilidad altamente efectiva y oportuna.

Cabe destacar que para mejorar la eficiencia y productividad es necesario contar con la tecnología adecuada y optimizar la organización del trabajo. Así se podrá reducir costes y se obtendrá una mayor satisfacción del cliente.

3 consejos para personalizar y mejorar tu comunicación con los clientes 

¡Cuida la frecuencia!

¿Cada cuánto tiempo debo contactar a los clientes? Esta es una duda muy frecuente y, a la vez, importante de hacérsela. Según la investigación realizada por GetApp Lab, un 46,4% de las personas que recibe demasiados correos electrónicos se da de baja.

En el caso de otros canales como Facebook, SMS, Whatsapp, entre otros, la situación de molestia podría ser muy similar, por lo que resulta imprescindible para las empresas que manejan grandes cantidades de bases de datos establecer estrategias al respecto.

Una de las cosas que hay que tener en cuenta es que la tasa de penetración sea lo suficientemente efectiva para la entrega del mensaje. Para ello hay que considerar lo siguiente:

  • Actualización constante de la base de datos para completar los campos necesarios y lograr la segmentación.
  • Segmentar las campañas para evitar que lleguen a los usuarios incorrectos.
  • Definir el día y la hora para los envíos. Para esto es necesario realizar pruebas y medir qué días y en qué horarios hay mayor tasa de apertura.
  • Mantener una frecuencia estable de envíos para no saturar a los usuarios.

Utiliza el canal de comunicación correcto

Cada cliente es un mundo y tiene sus propias preferencias a la hora de elegir uno de los múltiples canales de comunicación que tiene a su alcance para hablar con la empresa. Visitas presenciales en la tienda, llamadas por teléfono, mensajes escritos o de voz en Whatsapp o resolver las incidencias mediante chatbots que automaticen la respuesta, son algunas de las alternativas que los usuarios pueden elegir.

Los comportamientos de los consumidores están en constante transformación, por lo que resulta esencial adaptar y establecer nuevas maneras de conectarse con ellos.

Mediante una solución de mensajería inteligente puedes contactar a tus clientes donde estén, los 365 días del año y a cualquier hora, optimizando el proceso ya que, a través de un seguimiento de las campañas, podrás saber cuál es el momento más indicado para comunicarse con ellos.

Además, es necesario establecer un contacto inteligente de acuerdo al objetivo de cada empresa como: ventas, marketing, fidelización, logística, operaciones, servicio al cliente, entre otros.

De esta forma llegará el mensaje correcto a cada usuario, evitando equivocaciones en los envíos y aportando información relevante de acuerdo a los intereses de las personas que los reciben. 

Conclusión

Hoy en día existen muchas opciones de comunicación, por lo que es imprescindible que las empresas inviertan en una estrategia omnicanal para no quedarse atrás respecto al mercado y la competencia. 

A pesar de que en el pasado era suficiente con disponer de un número de teléfono y un email de contacto, actualmente eso debe cambiar. La presencia omnicanal bien ejecutada ayudará a fidelizar al cliente que ya interactúa con la empresa y atraerá a otros nuevos al ofrecerles los canales de comunicación que ellos prefieran usar.