¿Cómo reducir el costo en cobranza con inteligencia artificial?

  • Diciembre 16, 2019
  • -
  • 5 min. lectura

Los ámbitos de la gestión y recuperación de la deuda se encuentran en un proceso de transformación digital. Dentro de esta tendencia, la inteligencia artificial se convierte en una herramienta moderna, eficiente y clave a la hora de reducir costos en el proceso de cobranza.

Principales características

Gracias al uso de algoritmos predictivos, la compañía puede ser capaz de clasificar a los deudores según su capacidad de pago y otras variantes, optimizando el proceso de cobro con lo que se obtienen más posibilidades de recuperar la deuda. 

Por otro lado, los sistemas de aprendizaje adaptable ofrecen a las empresas la posibilidad de analizar los datos e interacciones realizadas con los clientes en el proceso de gestión de la deuda y de este modo, brindar una atención más eficaz y personalizada. El resultado es una mejora de la experiencia del cliente y un aumento de los ingresos.

El rol de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial agiliza los procesos de gestión de la deuda con herramientas que no requieren de operarios humanos, como es el caso de los asistentes virtuales, capaces de gestionar el envío de mensajes de texto, llamados o correos electrónicos. El uso de esta tecnología incrementa la productividad y se pueden destinar recursos de la empresa a otras actividades.

Otro es el caso de los asistentes virtuales, que permiten recibir transacciones las 24 horas del día, lo que facilita el cobro de la deuda para el cliente y la recuperación de capital para la empresa.

Los sistemas de gestión de cobranza por inteligencia artificial garantizan que durante el pago se cumplan todas las leyes y normativas locales para la protección del consumidor. De esta forma, la compañía evita posibles sanciones por utilizar procedimientos de cobranza incorrectos.

Los beneficios de aplicar la inteligencia artificial para la recuperación de la deuda son claros: permite reducir costos en el proceso de cobranza, disminuir el riesgo operacional, mejorar la experiencia del cliente y recortar los gastos generales.