3 consejos para personalizar y mejorar tu comunicación con los clientes

  • Marzo 3, 2020
  • -
  • 5 min. lectura

La comunicación entre empresa y cliente es uno de los factores que más veces se pasa por alto. Si bien, es de público conocimiento que una comunicación correcta es más que necesario, muchas empresas dan por hecho que al tener un canal de comunicación simple, ya tienen este ítem dominado. Bueno, pues asumir eso es un gran error.

Los canales de comunicación que una empresa tenga son parte importante para que la misma se mantenga en el tiempo. Todos tenemos algún amigo/a o conocido/a que ha tenido una mala experiencia con la comunicación de una empresa, y que eso lo llevó a no seguir confiando en la empresa. Lamentablemente, esto es algo más común de lo que se cree.

Por lo mismo, aquí hablaremos de los mejores consejos para mejorar y actualizar tu comunicación, en especial cuando quieres entregar información relevante para los clientes que cada día son más esquivos para recibir la información que uno les quiere entregar. Al final, para tener una buena comunicación es algo básico, pero que siempre puede mejorarse, por lo mismo conoce nuestros 3 consejos para lograrlo.

1.Conoce a tu cliente

Puede sonar como algo obvio, pero el primer paso para mejorar tu comunicación es conocer al receptor del mensaje. No basta llamar por su nombre al cliente con el que te quieres comunicar, es necesario saber un poco más de él, si es posible incluso hacer una base de datos con la información más detallada posible. Gracias a esto, es mucho más simple poder configurar el mensaje de una manera que sea mucho más cercana, aumentando las posibilidades de ser tomado en cuenta.

Además, si se tiene una buena cantidad de información sobre tus clientes, puedes jugar un poco más al momento de enviar mensajes, ya que con, por ejemplo, el conocimiento de su edad y sus gustos, puedes escoger diferentes canales que puedan conectar de mejor manera con el cliente, lo que nos lleva al siguiente punto.

2. Abraza la multicanalidad (u omnicanalidad)

La mejor manera de asegurarte que tu mensaje llegará a destino, es tener varios canales de comunicación que puedas usar dependiendo del contexto y el receptor. Por lo mismo, la multicanalidad es la mejor opción, así en vez de apostar todo a un método de comunicación -por efectivo que sea- es un error desde la base, ya que el índice de recepción puede variar demasiado dependiendo del contexto y los problemas que tenga el canal usado.

Por otro lado, tener varios canales permite poder cambiar de estrategia cuando sea necesario. Digamos que una compañía tiene clientes de todas las edades, en ese caso, será bueno tener un canal de llamados directos para los más viejos, mientras que para las generaciones más jóvenes la mejor solución sería contactarlos via Whatsapp. Así, todo se resume a una idea muy simple: más canales, más oportunidades de ser tomado en cuenta. Aunque si realmente quieres destacar, te recomendamos darle un vistazo a la omnicanalidad.

3. Automatizar el proceso

Con un cambio tan simple como este, puedes ahorrar mucho dinero y además, asegurarte que los mensajes sean realmente enviados. Y no es que desmerezcamos el trabajo humano detrás de los equipos de mensajería, si no que más bien es un llamado a juntar ambos mundos y sacar lo mejor de cada uno.

La idea no es dejar sin trabajo a los equipos de contacto humano, sino que crear un canal de comunicación que pueda ser implementado y usado por estos equipos, a la vez que funcione con un grado de efectividad mayor que el acostumbrado. Así, a la hora de tener que mandar grandes cantidades de mensajes (que además son misivas personalizadas) ganarás tiempo y dinero con un correcto proceso de automatización general.

Ahora esperamos que leyeras atentamente estos consejos, para que así puedas mejorar las comunicaciones de tu empresa y conseguir mejores resultados, sin la necesidad de ser invasivo o molesto con tus clientes.