Dos preguntas para encontrar el mejor canal de comunicación para tu empresa

  • Marzo 16, 2020
  • -
  • 5 min. lectura

Tiempos modernos requieren soluciones modernas. Pero hay veces en que, solo por falta de visión, algunas empresas dejan de lado aristas importantes en vez de apuntar a crecer exponencialmente y entregar un producto excelente donde los demás solo entregan algo común. ¿Un ejemplo de esto? Los canales de mensajería de las empresas.

 En el mundo actual, la mensajería tiene múltiples formas de llegar al destino deseado, desde el ya clásico email, hasta los mensajes SAT Push o de Whatsapp. Por lo mismo es tan necesario que sepas cuál es el mejor camino para entregar tu mensaje, entre tanta oferta de canales comunicativos, tu mensaje puede terminar en una bandeja de spam que nadie revisa o en un número de teléfono bloqueado.

Ahora ¿Cómo puedes elegir tus canales de comunicación? Bueno, eso depende de dos puntos muy importantes: Qué mensaje quieres entregar y a quién quieres entregárselo. Para analizar los pros y contras de estas opciones, es necesario darse el tiempo de entender la importancia de cada una por separado.

¿Qué mensaje quieres entregar?

Esta pregunta es completamente crucial para elegir de manera correcta el canal de comunicación adecuado. Digamos que necesitas responder a las dudas consultas y quejas del cliente, en ese caso lo mejor sería un canal telefónico directo (que aún es el preferido resolver este tipo de dudas) o contacto directo vía redes sociales -sea Facebook Messenger, Whatsapp o mensaje directo de Twitter-. 

Por otro lado, si lo que quieres es, por ejemplo, entregar un mensaje de cobranza, los llamados directos, SMS (que no son tan invasivos como un mensaje de Whatsapp) o por email sería una solución más segura para que el cliente reciba el mensaje y no se sienta intimidado o acosado en el proceso.

Ahora, si lo que quieres es informar al cliente de alguna nueva característica de tu empresa, lo mejor será dejarlo en las manos de una notificación SAT Push, de un email o un SMS. Al final, entender tu mensaje es el primer pilar que debes lograr poner en pie, para así poder seleccionar la mejor manera de hacerle llegar el mismo al cliente.

¿A quién quieres entregar el mensaje?

Por último, es importante sabes a quién quieres entregarle el mensaje. No es lo mismo tratar de contactarte con una empresa para ofrecer tus servicios que con un cliente para cobrarle el dinero que debe. Cada personaje del ecosistema tiene una mejor manera de aproximarse a él, y si bien esto puede sonar como algo muy obvio, aún existen empresas que no lo hacen.

¿Cuántas veces una compañía te ha llamado en altas horas de la madrugada por cosas que realmente no te interesan? ¿Cuantos emails de spam tenemos en nuestras bandejas solo por que decidieron enviarlo desde un mail en el que no hay gente real detrás? Con esto no queremos decir que la solución está en confiar exclusivamente en los humanos, sino que ocupar esa misma tecnología para entregar el mensaje de mejor manera

Al final, solo queremos que antes de hacer una acción apresurada -que incluso te puede quitar potenciales clientes-  pienses antes de hacerlo, para así llegar a resultado mucho mejor que una simple comunicación “correcta”. Recuerda, un cliente que puede confiar en tu empresa, es un cliente que no se retirará para buscar otra.