¿La tecnología y la digitalización están cambiando los negocios actuales?

  • Abril 9, 2020
  • -
  • 5 min. lectura

En la actualidad, los negocios -y por consiguiente, los modelos de negocios- se mueven como una marea, o mejor dicho, son tan cambiantes como las olas del mar. Y es que ya sabemos ocupar las tecnologías a nuestra merced, pero al mismo tiempo, aún no descubrimos todo el potencial que nos pueden dar estas herramientas.

Este punto medio entre el descubrimiento de las tecnologías aplicadas a los negocios y el verdadero potencial de las mismas, hacen que los más afectados sean los propios usuarios o consumidores. Por lo que para responder la pregunta de ¿A quién afecta la tecnología y la digitalización a los negocios actuales? Las respuestas serían dos: Afecta a las empresas y al mismo tiempo a los usuarios. Por supuesto que cada uno se ve afectado de maneras diferentes, por lo que lo mejor sería analizar a ambos grupos por separado. 

Empresas:

Las compañías, sea cual sea su rubro, se ven afectadas por las tecnologías. Para ser sinceros, hay que hablar de las que no se ven mejoradas gracias a las nuevas tecnologías. Desde la creación de los ecommerce, los trámites digitales, las aplicaciones para pedir comida rápida y hasta las aplicaciones de celular en general (que pueden ir desde bancas en línea hasta cosas como Spotify), todo ha cambiado de una u otra forma, y no hacer caso a esos cambios es simplemente ser corto de vista.

Si bien algunos modelos de negocio se ven complicados por la digitalización (recordemos que industrias como el cine, la música o los libros están en una pelea constante contra la piratería), también sucede que los usos creativos que uno le puede dar a las mismas pueden acercar a las personas a la empresa en cuestión. Buenos ejemplos son los ya mencionados en el párrafo anterior, pero podemos ir mucho más allá: Cámaras con reconocimiento facial -que pueden ayudar a una empresa a ver el nivel de satisfacción de un cliente en tiempo real- hasta las compañías de mensajería que al comienzo ya habían avanzado a la multicanalidad y ahora están dando el paso importante a un nivel superior: la omnicanalidad. 

El punto aquí es que cada rubro puede tener una mejora en cuestiones tecnológicas, lo importante es tratar de pensar fuera de la caja, ya que el mismo cambio de paradigma de la digitalización hace que el modelo de negocios muchas veces se vuelva obsoleto en poco tiempo. Ahí está la ya mencionada industria musical con Spotify o incluso Netflix. Entonces, si te pones a pensar: ¿Hay alguna respuesta tecnológica que te podría ayudar a mejorar tu modelos de negocio? ¿O quizás a darle más visibilidad? 

Clientes:

Por su parte, los clientes tienen un cambio en lo que ellos conocen como mercado que puede ser muy importante -dependiendo del tipo de rubro del que estemos hablando-, y es que las formas de comunicarse han cambiado sustancialmente, por dar un ejemplo, ahora hay muchas opciones antes de llegar y llamar a la empresa en cuestión.  Ahora hay gente que puede comprar la mercadería del mes de manera on line, las cuentas ya casi no se pagan de manera presencial, ni hablar de las páginas como Aliexpress demostrado que la gente puede comprar sin siquiera ver de manera física el producto que busca.

Pero a la vez, esto crea un espectro de clientes muy diferentes entre sí. Desde la gente mayor que está acostumbrada a que las cosas se hagan como antes de la irrupción tecnológica, hasta nuevos clientes que casi siempre se decantan por una solución on line, obligando a las compañías a tener un amplio espectro de soluciones para todas estas formas diferentes de clientes. Si te interesa más abordar este punto, te recomendamos leer nuestro post sobre los cambios que ha producido la digitalización en los usuarios.

Conclusión:

Al final, lo mejor para una empresa sería poder definir qué tipos de tecnologías podrían ayudarlos y beneficiar sus modelos, para así incorporarlas de la manera lo más cómoda posible, y de esta manera no comprometer ni el contexto ni el concepto inicial de la marca que ya tienen. Y si bien, la tecnología puede ser uno de tus mejores aliados, también se puede convertir en un laberinto lleno de dolores de cabeza. Recuerda que el contexto empresarial puede parecer complejo de predecir, pero no es imposible, menos si tienen los asesores correctos.