Cómo fidelizar a tus clientes

  • Febrero 18, 2020
  • -
  • 5 min. lectura

Las estrategias de fidelización de clientes están siendo cada vez más tomada en cuenta por las empresas, ya que poco a poco han entendido la importancia que tienen.

El sistema actual ha creado un escenario en que el objetivo principal es ofrecer aquello que el usuario desea y busca, satisfaciendo las necesidades de las personas y también considerando el buen servicio prestado, con el fin de conservar a los compradores.

Durante muchos años se ha creído que la única técnica para aumentar los beneficios de una empresa era la captación de nuevos clientes. Sin embargo, la fórmula perfecta hoy en día es la fusión y el correcto equilibrio entre captación y fidelización. Esto ayuda a mejorar los resultados a corto, mediano y largo plazo.

Las estrategias de fidelización se deben trabajar para lograr que el ciclo de ventas no se cierre una vez que las personas compran, sino que hacer que éste se repita y se prolongue tanto como sea posible, manteniendo una relación de confianza y lealtad con el usuario para maximizar la rentabilidad del negocio.

Todas las tácticas implican diferenciarse de la competencia, escuchar al cliente, ofrecer novedades, mejoras y, en suma, entregar un mejor servicio para retener a los antiguos, a los nuevos y llamar la atención de los clientes potenciales.

Métodos para la fidelizar al cliente:

Además de los ya mencionados, también es necesario poner en marcha estrategias específicas de fidelización:

Enfocarse en construir relaciones y no en vender

Si bien las ventas no dejan de ser importante y vital para el negocio, la verdadera rentabilidad está en el cliente que se consigue cuando se establece una relación a largo plazo. El interés debe estar en la persona y no sólo en el dinero.

Exceder las expectativas

Siempre es grato recibir más de lo que nos prometieron, más aún cuando generalmente no ocurre en los procesos de compra. De esta forma, en vez de usar palabras adornadas en la comunicación, hay que utilizar un lenguaje cercano y sencillo, dando una experiencia única a los clientes para hacerlos sentir especial.

Crear una cultura personalizada y basada en el cliente

Llamar a los clientes por su nombre y que la comunicación no sea con discursos preestablecidos es una de las ventajas más grandes y valoradas. Si la empresa es fría e impersonal en el trato, puede estar perdiendo esta gran ventaja.

Cabe destacar que los usuarios no son sólo responsabilidad del área de ventas, debe haber una cultura integrada en todas las áreas para entregar una experiencia única y total.

Sorprender con detalles

Desde un mensaje escrito a mano hasta un saludo de cumpleaños, son detalles con componente emocional para que el cliente se sienta especial y valorado.

No obstante, eso no es todo. Es importante que cada punto de contacto envíe un buen mensaje, independiente de que haya puntos más críticos que otros, como las redes sociales.

Planes de fidelización

Los planes de fidelización son una buena manera de generar lealtad, encontrando diferentes alternativas para recompensar a los clientes, como precios especiales, por ejemplo.

Sugerencias y retroalimentación

Hay que estar dispuestos a escuchar a los usuarios e implementar las sugerencias entregadas, haciendo los ajustes necesarios en base al feedback entregado por los clientes. Al hacer esto, las empresas demuestran que les importan y que quieren satisfacer las necesidades de la mejor forma posible.

Aprovechar los errores para reconquistar

A pesar del esfuerzo en hacer las cosas bien, siempre existe la posibilidad de cometer errores. Si esto genera una mala experiencia con el cliente, aún existe la forma de solucionarlo, ya que un error puede ser una gran oportunidad para demostrar compromiso y recuperar la relación afectada.

Es importante destacar que la fidelización permite, por un lado, hacer crecer el negocio, pero por otro puede mantener ingresos fijos que ayuden a su subsistencia.

A su vez, el tomar en cuenta los comentarios de los consumidores, la empresa puede reorientar el negocio a las necesidades, buscando eficiencia y aportando un valor real.