¿Es óptima la gestión de cobranza en tu empresa?

  • Diciembre 18, 2019
  • -
  • 5 min. lectura

Relacionarse con un cliente deudor como empresa a menudo resulta complejo. Para los usuarios empoderados por redes sociales y otros canales digitales, las clásicas llamadas telefónicas resultan invasivas y molestas, por tanto, se deben buscar alternativas más amigables y eficaces para la gestión de cobranza.

¿Cómo llegar a un cliente que debe pagar una deuda? ¿Es el teléfono el único canal disponible? ¿Ante esto, cómo saber si la gestión de deudas y pagos en mi empresa es óptima? En este artículo te damos la solución para modernizar por completo la cobranza de tu negocio:

¿Cómo saber si la gestión de cobranza de mi empresa es óptima? 

Empieza a considerar la variabilidad de tus clientes

En una correcta gestión de cobranza se considera que cada cliente es distinto, por lo que las acciones y estrategias planteadas para el cobro deben adaptarse a esa variabilidad. 

Aunque es posible homogeneizar los planes de cobranza de un negocio de acuerdo con los cambios en el comportamiento de sus clientes, es necesario tomar en cuenta que, lo que hoy funciona para un grupo determinado, puede que no brinde los mismos resultados en tres meses.

Por esta razón, las empresas deben introducir cambios y mejoras de manera permanente, al mismo tiempo que se miden y se articulan nuevas soluciones. Siempre con la certeza de que un cliente no reaccionará de la misma manera que otro cuando se trate de solventar su deuda.

Predice la variabilidad y mejora todos los procesos de la gestión de cobranza con IA

La clave para una cobranza óptima es aceptar y moldearse a ese ambiente volátil de los consumidores actuales y, para ello, se necesita de un sistema que permita ejecutar distintas tareas, entenderlas y medirlas.

El Sistema de Recomendaciones Asistido de Smartia es una solución basada en Inteligencia Artificial (IA) especialmente diseñada para potenciar los procesos de gestión de cobranzas.

Esta poderosa herramienta incorpora técnicas de vanguardia que toman en cuenta cómo se relacionan los clientes con los negocios en la actualidad, agregando nuevos canales y legislaciones para automatizar los procesos de cobranza en muy poco tiempo. 

Por su parte, el Sistema Cognitivo, el otro segmento del Sistema de Recomendaciones de Smartia, aprende y ejecuta las acciones ideales según el contexto y considerando todas las variables. Es decir, extrae de la información y vectores, introducidos oportunamente en el Sistema Asistido, patrones finos y no evidentes a simple vista, para conseguir datos precisos de cada individuo. 

Gracias a Smartia, tu empresa sabrá de primera mano las mejores horas o fechas en las que un cliente reacciona a un mensaje de texto (SMS), a una llamada o un correo electrónico, incrementando el retorno del capital y mejorando la experiencia de usuario con acciones más contundentes hechas a su medida. 

El sistema puede llegar a conclusiones acertadas porque analiza y aprende en todo momento gracias a los datos que va recabando de cada usuario. Incluso, es capaz de identificar contingencias tan aparentemente triviales como el clima emocional tras los resultados de partido de fútbol o una catástrofe internacional.

La IA simplifica y mejora el valor de tu negocio

Los procesos de gestión de cobranzas tradicionales requieren de mucha planificación y recursos, pues los clientes tienen conductas tan variables que resultan casi impredecibles. Si una empresa no toma en cuenta la variabilidad de sus deudores, es que no cuenta con una cobranza óptima y pierde tiempo y recursos en el proceso.

La solución está en modificar y actualizar permanentemente los canales y planes. ¿Por qué no aprovechar todas las herramientas que nos ofrece la Inteligencia Artificial para cumplir con estas metas?