Optimiza tu proceso de planificación de demanda

  • Diciembre 19, 2019
  • -
  • 5 min. lectura

Para las empresas, especialmente de retail, la gestión de inventarios es una tarea compleja y que debe hacerse con máxima agilidad, considerando los perfiles de curvas para cada tienda.

En varias ocasiones los negocios detectan que sus modelos de pronósticos no logran tener los efectos adecuados sobre la demanda de peaks irregulares, como por ejemplo en fechas importantes y, donde el impacto de un año a otro cambia. Esto obliga a implementar ajustes manuales sobre sus predicciones que dependen de la intuición o experiencia del planificador o category manager.

Hay que considerar que hay productos que tienen una demanda estacional muy predecible, mientras que otros poseen una alta volatilidad asociada a distintos eventos.

El mercado está cada vez más competitivo y las empresas a menudo necesitan concentrarse en ser más eficientes y mejorar los resultados del negocio. Aplicar la ciencia y la optimización, o que los planificadores puedan dedicar más tiempo en actividades como la negociación con los proveedores de precios y ofertas son factores claves.

La intuición es importante, pero el ajuste exacto de los inventarios proviene de la tecnología y el análisis adecuado, aportando indicadores de rendimiento.

La Inteligencia Artificial optimiza los flujos de inventarios

Las pérdidas son un flagelo cuando no se controlan debidamente, atentando a la rentabilidad del negocio y colocando a la merma en uno de los principales objetivos en cuanto a resultados.

Al utilizar Inteligencia Artificial en este proceso se puede cuantificar la mercancía de manera adecuada, medir el impacto de eventos en la demanda proyectada, producir pronósticos de mejor calidad y eliminar la dependencia de la “intuición” de algún experto.

Además, esta tecnología hace que los pronósticos sean cada vez mejores con el tiempo, a diferencia de los modelos tradicionales donde la precisión se mantiene similar.

Otros de los beneficios de incorporar IA son:

  • El flujo de la mercancía entrante es mucho más suave, permitiendo nivelar la carga de trabajo y que los turnos sean más predecibles. También, permitirá tener una mayor rentabilidad y menos problemas de capacidad, equilibrando el volumen y la planificación de reposición.
  • La optimización en el proceso disminuirá los costes de manipulación en tienda y evitará la pérdida de productos por vencimiento u otras.
  • La reposición en las estanterías es más eficiente, sin tener que sacrificar la disponibilidad de productos.