¿Tus estrategias de prevención de robo no funcionan?

  • Diciembre 18, 2019
  • -
  • 5 min. lectura

Según la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) las empresas año a año pierden millones de dólares en mermas o mercancía. Sin embargo, el último estudio de Mermas en el Retail indicó que durante el 2017 la tendencia fue a la baja, reduciéndose en un 1,6%, algo así como 400 millones de dólares. 

Principales factores en las pérdidas 

Los factores que llevan a las empresas a la pérdida tienen que ver principalmente con hurtos internos de personal, colusiones y hurto externo. Con respecto al robo interno “desconocido”, cifras revelan que  lidera los ranking de pérdidas de mercadería, situándose en un 46,2% de la proporción, lo que contrasta con el 35,2% correspondiente al hurto externo.

Pero, ¿qué hace que las empresas sean propensas a este tipo de pérdidas? La poca inversión en seguridad o acciones y atribuciones que signifiquen un acceso no controlado a mercadería, seguido por inventarios deficientes o sin herramientas adecuadas, puede crear escenarios propicios para este tipo de hurto.

El rol de las empresas ante las pérdidas

Es deber de cada empresa identificar los factores que llevan a la pérdida e incluir planes de prevención dentro de sus objetivos estratégicos para reducir los números negativos. Según ALTO, la prevención debe estar ligada a la innovación y a la tecnología: atención al cliente, cobranza, procesos, toma de decisiones y seguridad son áreas clave.

En este sentido, las empresas han considerado que la inversión en tecnología puede ser un gran aporte para la prevención de este tipo de delitos. Sin embargo, la realidad demuestra que la inversión sigue siendo liderada por elementos físicos no tecnológicos, en un 46%. Por su parte, la integración de tecnología solo representa un 13%. 

¿Cómo ayuda la tecnología a prevenir los hurtos? 

Existen diversas innovaciones que pueden hacer frente a las pérdidas como los clásicos CCTV, aunque también existen otras herramientas, como aplicaciones móviles, sistemas de RFID, reconocimiento facial y seguimiento por Inteligencia Artificial para el análisis de imágenes y datos. 

Este tipo de tecnología no solo sirve para prevenir el hurto, sino que también ayuda a mejorar los procesos internos, modernizar inventarios y mantener un control en línea para evitar errores o colusiones.

La inversión en seguridad y procesos es clave para una modernización de la empresa y un compromiso con un buen servicio.