Transforma tu ciudad en inteligente

  • Marzo 2, 2020
  • -
  • 5 min. lectura

La mayoría de la población mundial vive en ciudades, y para el 2050 lo hará el 90% de la humanidad según indicó la ONU. La importancia de estos núcleos de población es tal que los objetivos se centran en actuar en el interior de las urbes.

Si bien la tecnología es un elemento importante, no es suficiente. El medio ambiente y la atención al ciudadano también se convierten en elementos claves a la hora de configurar las grandes ciudades del futuro.

Las Smart Cities o ciudades inteligentes se componen de un conjunto de sistemas que finalmente impactan la calidad de vida de las personas, la sustentabilidad medioambiental y el desarrollo económico.

Asimismo, para la administración pública la tecnología permite incorporar nuevos mecanismos de comunicación bidireccional y de vinculación con la ciudadanía, nuevas competencias, capacidades, soluciones y servicios, abordando las necesidades de la comunidad y capturando nuevas oportunidades.

Es por esta razón que líderes de todo el mundo ya están evolucionando sus ciudades junto a la tecnología como principal habilitador, para hacerlas cada vez más inteligentes.

¿Cómo hacer a una ciudad inteligente?

Las ciudades son escenario de vida y convivencia y deben responder a las necesidades que continuamente reclaman sus habitantes. Debido a esto, el objetivo de las Smart Cities es crear herramientas para hacerle la vida más fácil a las personas.

Para comenzar el cambio debe haber elementos habilitantes necesarios para diseñar la ciudad.

Conectividad:

La ciudad debe estar totalmente conectada y, ahora, se están utilizando las infraestructuras Wireless, que es una red alternativa para el Internet de las Cosas (IoT) que construye redes inalámbricas para conectar objetos de baja potencia y que deben estar continuamente encendidos y emitiendo datos.

Movilidad:

Los avances tecnológicos también están siendo utilizado para realizar una gestión más eficiente del transporte en las ciudades y así evitar la congestión vehicular, tener más seguridad vial, un transporte público integrado, conectividad en zonas aisladas y, en general, tener una movilidad sostenible.

Seguridad ciudadana:

La seguridad es uno de los puntos más importantes para las personas, por lo que las ciudades para ser inteligentes deben implementar gestión de riesgos antrópicos, prevención de la delincuencia y monitoreo inteligente.

Planificación y desarrollo urbano:

Los edificios inteligentes son los que gestionan de manera automática algunos elementos, como la iluminación o temperatura, relacionado con la eficiencia energética. Además, en la planificación territorial también se contemplan los espacios públicos y zonas verdes.

Medioambiente:

Las Smart Cities, por definición, prestan mayor atención al medio ambiente y a la preocupación por mantener ciertos niveles aceptables en calidad de aire, gestión de residuos, eficiencia hídrica, cambio climático, entre otros.

Gobierno/Servicios públicos:

Los mecanismos de participación ciudadana, transparencia y percepción de la corrupción también son fundamentales en las ciudades inteligentes. Además, debe existir una gestión de datos y open data, digitalizando las entidades gubernamentales.

Salud:

La salud es otro de los principales focos de desarrollo en las Smart Cities, como la aplicación de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) para el diagnóstico de enfermedades y la gestión de centros sanitarios.

Las ciudades del futuro

Los desafíos que enfrentan las ciudades en su camino hacia la transformación y optimización de procesos son varios y requieren de enfoques transversales, ya que los problemas son numerosos.

Sin embargo, lo principal y lo que las urbes más experimentadas en este campo se centran, es en encontrar soluciones que aporten productividad y eficiencia.