3 pasos básicos que debes saber antes de innovar en tu empresa

  • Diciembre 30, 2019
  • -
  • 5 min. lectura

Innovar se ha vuelto una de las bases de cualquier empresa que se precie, ya que es el camino a subsistir y mantenerse dentro del ecosistema de empresas líderes en sus respectivos ámbitos. Pero el camino para innovar de buena manera -y no fallar en el proceso- no es tan fácil como uno podría imaginar. Al final, tener una buena idea no siempre garantiza el éxito. 

Por lo mismo, esta entrada viene a responder la pregunta de ¿Cómo innovar dentro de tu empresa? Pero para responder esta interrogante, lo primero es dejar claro las tres fases del camino de la innovación, que serán en lo que nos basaremos. Así, podemos dejar claro qué es lo que se quiere lograr, antes de comenzar a trabajar en ello ciegamente, una práctica más común de lo que se cree y que puede llevar a una empresa a desperdiciar valioso tiempo y recursos.

Básicamente, el camino a la innovación se compone de tres partes bien definidas entre cada una, y que pueden definirse con una pregunta que debes hacerte antes de comenzar el trabajo:

  • ¿Qué buscas ser?
  • ¿Qué debes hacer para llegar a serlo?
  • ¿Cómo lo puedes hacer?

Vamos conociendo cada uno de estas etapas por separado.

¿Qué buscas ser? El comienzo de todo

Como ya dijimos más arriba, todo puede comenzar con una buena idea, pero esto no es lo único que se necesita para iniciar un proyecto de innovación duradero en el tiempo y exitoso en lo económico.

Lo primero es tratar de dilucidar el rubro al que tu novedad apuntará. Para eso debes tratar de mantenerte dentro de los límites que te da el tipo de empresa que tienes, para luego comenzar a analizar los problemas con los que se encuentra la gente (o en su defecto, empresas) al momento de enfrentarse a esta área de trabajo. 

Llegar a tener el objetivo claro puede llegar a ser lo más difícil de este proceso, pero si se hace bien, los siguientes pasos serán mucho más simples de lo que uno podría esperar.

¿Qué debes hacer para llegar a serlo? El mapa para el resto del viaje

Aquí es donde esto se pone entretenido, ya que es el momento de elegir qué tipo de estrategia ocuparás para conseguir los objetivos que te planteaste en el paso anterior. Y es que puede sonar como algo obvio, pero diferentes fines requieren distintas formas de llegar a ellos.

No es tan fácil como llegar y lanzarse a la piscina de la innovación, hay que buscar si tu idea ya existe, ideas ajenas que podrían evolucionar en competencia, también pensar en el público objetivo, cómo llegar a ellos, y un largo etc. Piensa en este paso como un juego de ajedrez, claramente si vas a jugar a tontas y locas, perderás, o por lo bajo perderás una buena cantidad de piezas importantes. Para evitar eso, diseñamos este mapa sobre qué hacer para lograr el objetivo.

¿Cómo lo puedes hacer? ¡A ensuciarse las manos!

Para lograr seguir al pie de la letra (o lo más cercano a eso que se pueda) el mapa que creaste en el escalón anterior, lo mejor será darle el tiempo necesario a cada paso que des en este complicado camino. Pero si tu compañía no tiene los recursos necesarios para seguir este camino sin caer en bancarrota, no te preocupes, también existen otras formas.

La manera más conocida de comenzar a hacer estos movimientos es la innovación abierta, donde en pos de un bien superior, dos empresas (o más) se van ayudando para no tener “islas de innovación”, y que así, una buena idea puede ayudar a todos quienes necesiten de ella. Para eso existen las aceleradoras, patentes o transferencia de tecnología, por dar algunos ejemplos.

Así, quizás en tu cabeza tu idea sea demasiado grande, pero hay formas de salir adelante. Si te interesa saber cómo puedes implementar una estrategia de innovación dentro de tu empresa, te recomendamos leer nuestro blog post llamado Los mejores modelos de innovación para implementar la estrategia de tu empresa”.