¿Por qué un cliente fidelizado es más rentable para tu negocio?

  • Marzo 30, 2020
  • -
  • 5 min. lectura

Los clientes son la pieza clave para todo negocio. Sin embargo, las empresas enfocan sus esfuerzos en adquirir nuevos clientes y lograr la expansión de la marca, olvidándose muchas veces de cautivar y mantener una relación con los que ya conocen y compran sus productos.

Uno de los objetivos principales que tiene la fidelización es conseguir, a través de distintas estrategias y técnicas de marketing y ventas, que el consumidor que ya ha adquirido algún producto o servicio vuelva a hacerlo y se convierta en cliente habitual.

Pero ojo, que ofrecer algo innovador y de calidad ya no es suficiente. Hoy en día para tener consumidores fieles se necesita mucho más que eso, como estrategias de fidelización efectivas, capaces de dar confianza y lealtad. De esta forma se podrá establecer una relación a largo plazo con los usuarios finales, convirtiéndolos en compradores asiduos y que, todavía mejor, recomienden la empresa.

No basta con satisfacer a tus clientes ¡Enamóralos!

La satisfacción de los usuarios no siempre garantiza que permanezcan fiel a tu negocio, ya que eso no evita que puedan adquirir productos o servicios de la competencia. La idea principal no es sólo satisfacerlos, sino que va más allá, necesitas enamorarlos.

Para conseguirlo, debes saber que hay una serie de factores que influyen a la hora de elegir una empresa y, uno de ellos, es la relación que generes con los compradores. Debe lograrse un vínculo de confianza que produzca lealtad. Además, en todo momento hay evitar que exista una “versión mala del servicio”, porque los perderás y repercutirá negativamente en la imagen de tu marca.

Convierte a los clientes en promotores de tu marca

En una empresa se puede encontrar tres tipos de compradores:

Completamente satisfechos: Son los más valiosos, ya que son los que más clientes van a atraer a la empresa mediante el “boca a boca”.

Satisfechos: Es fácil que se vayan con la competencia, pero aún así pueden terminar fidelizados.

Insatisfechos: Se irán irremediablemente porque no están contentos. Además, pueden hablar mal de la empresa, haciendo mucho daño a la imagen.

Pero para tratar de tener la mayor cantidad de clientes completamente satisfechos, debes fidelizar a los consumidores y hacerlo un amigo y un entusiasta promotor del negocio a través de:

  • Enfocarse en construir relaciones y no en vender.
  • Exceder las expectativas.
  • Crear una cultura personalizada y basada en el cliente.
  • Sorprenderlos con detalles.
  • Implementar planes de fidelización.
  • Pedir sugerencias y reclamos.      
  •  Aprovechar los errores para reconquistarlos.

Rentabilidad para tu negocio

Captar clientes es cada vez más difícil y costoso, sobre todo con la opción de comprar cualquier cosa en cualquier parte “con solo un clic”. Esto ha obligado a las empresas a volverse más competitivas e ingeniosas a la hora de conservar a los consumidores.

Para “adquirir” clientes muchas veces es necesario hacer una mayor inversión en publicidad y tiempo. Además, por el exceso de información que reciben constantemente, la originalidad debe estar siempre presente a la hora de hacer una campaña.

En cambio, si se desea “conservar” a los clientes, la empresa tiene que lograr que los productos y servicios que ofrecen cumplan las necesidades deseadas, para que los usuarios estén seguros de las ventajas que conseguirán al seguir en el mismo lugar.

En definitiva, no necesitan de frases bien construidas para ser captados, sólo hay que luchar para que no se vayan.